Forodisea

Domando el fuego

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Domando el fuego

Mensaje por Cameo el Sáb Jul 13, 2013 5:14 pm

Un día hubo una tormenta con muchos relámpagos y truenos y lluvia. Los
pequeños tienen miedo de las tormentas. Y a veces tengo miedo incluso yo. El
secreto de la tormenta está oculto. El trueno es profundo y potente; el
relámpago es breve y brillante. Quizás alguien muy poderoso esté muy irritado.
Creo que ha de ser alguien que esté en el cielo.

Después de la tormenta hubo un chisporroteo y un crujido en el bosque
cercano. Fuimos a ver qué pasaba. Había una cosa brillante, caliente y
movediza, amarilla y roja. Nunca habíamos visto cosa semejante. Ahora le
llamamos 'llama'. Tiene un olor especial. En cierto modo es una cosa viva.
Come comida. Si se le deja come plantas y brazos de árboles, incluso árboles
enteros. Es fuerte. Pero no es muy lista. Cuando acaba toda su comida se
muere. Es incapaz de andar de un árbol a otro a un tiro de lanza si no hay
comida por el camino. No puede andar sin comer. Pero allí donde encuentra
mucha comida crece y da muchas llamas hijas.

Uno de nosotros tuvo una idea atrevida y terrible: capturar la llama, darle un
poco de comer y convertirla en amiga nuestra. Encontramos algunas ramas
largas de madera dura. La llama empezó a comérselas, pero lentamente.
Podíamos agarrarlas por la punta que no tenía llama. Si uno corre deprisa con
una llama pequeña, se muere. Sus hijos son débiles. Nosotros no corrimos.
Fuimos andando, deseándole a gritos que le fuera bien. 'No te mueras' decíamos
a la llama. Los otros cazadorecazadores nos miraban con ojos asombrados.

Desde entonces siempre la hemos llevado con nosotros. Tenemos una llama
madre para alimentar lentamente a la llama y que no muera de hambre. La llama
es una maravilla, y además es útil; no hay duda que es un regalo de seres
poderosos. ¿Son los mismos que los seres enfadados de la tormenta?

La llama nos calienta en las noches frías. Nos da luz. Hace agujeros en la
oscuridad cuando la Luna es nueva. Podemos reparar las lanzas de noche para
la caza del día siguiente. Y si no estamos cansados podemos vemos los unos a
los otros y conversar incluso en las tinieblas. Además y esto es algo muy bueno
el fuego mantiene alejados a los animales. Porque de noche pueden hacemos
daño. A veces se nos han comido incluso animales pequeños, como hienas y
lobos. Ahora esto ha cambiado. Ahora la llama mantiene a raya a los animales.

Les vemos aullando suavemente en la oscuridad, merodeando con sus ojos
relucientes a la luz de la llama. La llama les asusta. Pero nosotros no estamos
asustados con ella. La llama es nuestra. Cuidamos de ella. La llama cuida de
nosotros.


Carl Sagan
avatar
Cameo
Equipo del Foro
Equipo del Foro

Mensajes : 4262
Fecha de inscripción : 07/03/2010

http://forodisea.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.