Forodisea

Pechos y copas de champán

Ir abajo

Pechos y copas de champán

Mensaje por Cameo el Mar Sep 24, 2013 1:46 pm

¿Cuál  es la mejor manera de rendir culto al pecho perfecto? A lo largo de la historia, los hombres han soñado con beber a sorbos un buen vino en réplicas de los pechos de sus amantes, talladas en cristal centelleante.

En la antigüedad, en un templo de la isla de Rodas podía contemplarse una copa que había sido fabricada conforme al modelo de los pechos de Elena de Troya por su amado Paris. En la Edad Media, Enrique II, rey de Francia y perdidamente enamorado, ordenó que sus copas de vino tuvieran la forma de los pechos “como manzanas” de Diana de Poitiers. Por último, a finales del siglo XVIII surgió la leyenda de que los pechos de la reina María Antonieta habían servido de modelo para las copas de champán anchas y de poca profundidad que seguimos usando a menudo hoy en día (aunque la moda actual se decanta más por las copas altas, delgadas).



No existen pruebas de ninguna clase en el caso de María Antonieta, si bien es cierto que la reina era una apasionada del champán. Aunque solo fuera por eso, su opulenta figura, admirada por su suegro, el rijoso rey Luis XV, y por otros, habría servido para crear copas de un volumen superior al de las someras coupes. Pero la conexión pecho real-cristalería pudo comenzar con otra historia, un poco más verosímil: es indudable que María Antonieta poseía un juego de tazones modelados en forma de pechos, creados para ella por la fábrica de porcelana francesa de Sèvres, y la tradición sostiene que los pechos que sirvieron de modelo fueron los suyos. Conocidos con el nombre de jattes tétons, esas cremosas calabazas blancas se apoyan en un trípode decorado con cabezas de cabras talladas.

María Antonieta era adepta al movimiento de “vuelta a la naturaleza” que recuperó en Francia la costumbre de la lactancia materna, y había encargado las tazas para utilizarlas en su lechería de cuento de hadas de Rambouillet, un eco de su granja de fantasía en Versalles, donde la reina gustaba de ir vestida como una pastora y juguetear con sus hijos y damas de honor.
Si el relato es verdadero, el molde del pecho de la reina se habría hecho probablemente en cera bajo el control de un tal Jean-Jacques Lagrenée, codirector artístico de la fábrica. Los cuatro tazones originales se conservan en el Museo Nacional de Cerámica de Sèvres, en París, y la compañía de porcelana sigue fabricando reproducciones para entendidos.


Los Jattes Tètons de Maria Antonieta
Fuentes:
2500 años de historia al desnudo, de Tony Perrottet (mr)
Historia del pecho, de Marilyn Yalom (Tusquets Editores 1997)
avatar
Cameo
Equipo del Foro
Equipo del Foro

Mensajes : 4264
Fecha de inscripción : 07/03/2010

http://forodisea.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.