Forodisea

Sujetadores, breve historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sujetadores, breve historia

Mensaje por Cameo el Vie Abr 16, 2010 11:51 am

Sujetador, sostén, bra o incluso corpiño… palabras que engloban estas prendas femeninas que tanta fantasía y morbo lleva innatas y han servido para mantener la salud de los pechos de las mujeres a lo largo de la historia, hasta convertirse en un complemento indispensable de la lencería femenina. Demos un repaso a la historia del sujetador.

A lo largo de la historia, se ha mostrado u ocultado el busto femenino en la vestimenta, hasta llegar a nuestra época donde han desaparecido a la vista pública y mostrado sugerentemente en los medios de comunicación. Pero si nos remontáramos al año 2500 a.C., podríamos haber visto como las atrevidas mujeres de la Creta minoica, portaban unos sujetadores que levantaban los pechos desnudos sobreponiéndolos al resto del vestuario.



En cambio, en el mundo clásico (450 A.C. al 285 D.C), de orientación muy masculina, las mujeres griegas y romanas se ceñían el busto con una faja para reducir su volumen, moda que reintroducirían siglos más tarde los padres de la Iglesia. De hecho, desde su aparición en Grecia hace 4500 años, el sujetador y el corsé han sido las prendas principales con las que los hombres han intentado remodelar a las mujeres a su gusto.

En algunas épocas, se inventaron artilugios para aumentar el tamaño de unos pechos considerados inapropiados según los cánones del periodo. Los primeros anuncios populares de lo que luego se conocerían como “postizos”, nacieron en el París del siglo XIX. El “perfeccionador del busto” estaba formado por unas almohadillas de lana que se acoplaban en un corsé de ballenas.



Posteriormente, en ese mismo siglo, las mujeres francesas pudieron proveerse de las primeras almohadillas de goma, llamadas “pechos de limón”, dada su forma y tamaño. En esas décadas, los sostenes o sujetadores eran meras ampliaciones de los corsés.

En 1873, Olivia P. Flynt creó una prenda que sostenía ambos senos con una bolsa de tela apoyada con tirantes muy gruesos, los cuales se podían hacer más delgados y adornar con encajes y un acolchado para resaltar el busto.



En 1875 la diseñadora Susan Taylor Converse creó una prenda llamada “Union Under-Flannel” de lana, la cual no tenía tantos armatostes como alambres, poleas, ojales o cuerdas.



En 1889, Herminie Cadolle inventó la sujeción por los hombros del sujetador, en vez de estrecharlos hacia arriba como hacía el corsé tradicional. Para ello, creo un dos piezas llamado “Bien-être”(bienestar), que se componía de una parte inferior de corsé y otra superior de dos pañuelos blancos con un trozo de cinta rosa que los sujetaba en el centro.



En 1893, Marie Tucek patentó una prenda soporte de pecho; eran dos bolsas separadas para cada seno con tirantes que pasaban a los hombros y se unían con broches metálicos.



Se rumorea que el sujetador pudo ser inventado en 1902 por Charles Debevoise, o por Philippe de Brassière, siendo este último el que le diera nombre al sujetador (bra o brassiere en inglés.)

Charles Moorehouse creó una prenda que se inflaba y agrandaba los pechos. Consistía en unas copas de hule rellenas de aire que sostenían cada seno, y un diseño de tirantes, muy cercano a las ropas interiores actuales.

En 1907, el sujetador aparece mencionado por primera vez en la revista “Vogue.”

En 1912, el diseñador Otto Titzling dijo haber diseñado un sujetador para la cantante Swanhilda Olafsen, en la cual se inspiró para el diseño. Otto no patentó su diseño, por lo cual perdió la oportunidad de figurar como el creador del sujetador moderno.

Este honor recayó en Mary Phelps Jacobs, una señora de la sociedad neoyorquina, que en 1913 diseñó un sujetador que poco a poco desplazó el corsé.



Las mujeres distinguidas de la época portaban corsés de ballenas y cordaje, que no eran cómodos y dificultaban los movimientos. Aun así, a Mary Jacobs no le interesaba la comodidad, sino la apariencia, y en el año 1913 obtuvo un traje de noche muy caro para una fiesta de sociedad. Dicho vestido mostraba claramente la silueta de su corsé, así que mary Jacobs, con la ayuda de su doncella francesa, diseñó un sucinto sujetador sin espalda, usando solamente dos pañuelos blancos, una cinta y un cordón.

Las amigas quedaron impresionadas por esta improvisada creación, muy ligera y práctica, y obtuvieron uno como obsequio. Posteriormente Mary Jacobs decidió mostrar los diseños de este modelo en una oficina de patentes, alentada por la carta de una mujer desconocida, que llevaba un dólar y la solicitud de una de estas prendas.



En noviembre del año 1914, se le otorgó una patente para el sujetador sin espalda y ayudada por un grupo de amigas, Mary Jacobs diseñó manualmente varios centenares de sujetadores. Pero sin el apropiado marketing, este negocio no tardó en derrumbarse.

Fortuitamente, Mary Jacobs fue presentada poco después a una diseñadora de la Warner Brothers Corset Company de Bridgeport, Connecticut, a la que mostró su invención y cuando esta empresa le ofreció 1.500 dólares por los derechos de patente. Mary aceptó.

Un factor que disparó el uso del sostén, fue que en los Estados Unidos se pidió a las mujeres que no usaran corsés en 1917, en plena Primera Guerra Mundial. Esto permitió el ahorro de 28.000 toneladas de metal, con los cuales se podía fabricar dos buques de guerra.



Al poco tiempo aparecieron innovaciones en el diseño de Mary Jacobs. En los años veinte apareció la tela elástica y esta prenda se volvió muy popular, ya que se consideró un símbolo de libertad y representaba a la nueva mujer.

En los años veinte nació la moda flapper, que requería en las mujeres un pecho plano y un aspecto más masculino. Ida Rosenthal, una emigrante judía rusa modista de oficio, cambió dicha tendencia al difundir unos sujetadores que realzaban el busto.



Entre 1941 y 1945 aparecieron los primeros sujetadores de fibras sintéticas. En 1950, los primeros sujetadores sin tirantes, y en 1959 se introdujo la lycra como material popular para los sostenes.

En los sesenta, fueron famosas las protestas feministas en las que jóvenes mujeres quemaron sujetadores como símbolo de liberación femenina. Se le preguntó a Ida Rosenthal si este movimiento indicaba la desaparición de los sujetadores como prenda íntima. Ella respondió: “Somos una democracia. Cualquier mujer tiene derecho a vestirse o desvestirse.” Y añadió: “Aun así, llegados a los treinta y cinco años, la mujer no tiene una figura que pueda prescindir del sujetador. El tiempo está a mi favor.”



Pero oyendo la profecía de Ida, no fue el fin de esta útil prenda, que obtuvo un nuevo auge en las décadas posteriores hasta el día de hoy, con diseños más especializados que buscan satisfacer diferentes necesidades, desde los ergonómicos sostenes deportivos que aparecieron a partir de 1973, pasando por el “wonder bra” que promete realzar bustos pequeños.



Tampoco podemos olvidar los glamourosos “tops”, que son la misma prenda interior convertida en exterior y que se ha popularizado entre las estrellas de la música moderna actual, extendiendo la moda a muchas jóvenes. Mención especial a Madonna por popularizar en los 80 la moda de exteriorizar la ropa interior o crear una imagen mítica con sus sujetadores cónicos en punta.



avatar
Cameo
Equipo del Foro
Equipo del Foro

Mensajes : 4262
Fecha de inscripción : 07/03/2010

http://forodisea.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Re: Sujetadores, breve historia

Mensaje por Almita el Sáb Abr 17, 2010 9:49 pm

Pues si que es interesante la historia del sujetador

_________________
avatar
Almita
Equipo del Foro
Equipo del Foro

Mensajes : 1353
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 71

http://blogcolcat.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.